Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes en cuanto a la discapacidad visual y la baja visión

Baja Visión es la condición visual que padece una persona con una reducción importante de su visión, que no mejora utilizando la adecuada corrección en gafas, lentes de contacto e incluso tratamientos farmacológicos y cirugía, y que por ello sufre una incapacidad para realizar algunas tareas de la vida cotidiana. Se trata de una condición crónica.
Esta incapacidad o limitación puede tener su origen en diferentes patologías, La edad es el factor de riesgo más importante, ya que puede conducir a la Degeneración Macular, es decir, problemas en la mácula relacionados con la edad, Retinopatía Diabética, Retinosis Pigmentaria, Glaucoma, etc. Problemas en el propio ojo también puede llevar a esta situación; encontramos, Aniridia o problemas en el iris, Distrofias Corneales, Hemorragias de Vítreo, Miopía Magna asociada a una Maculopatia, Nistagmus, entre otros. Asimismo, numerosas patologías a nivel sistémico como la hipertensión arterial, la artritis reumatoide, enfermedades oncológicas y sus respectivos fármacos para paliarlos pueden influir de forma negativa en nuestra visión.
Actualmente casi un millón de personas en España sufre Baja Visión, no estás sólo. Existen asociaciones como la nuestra que te podrán ayudar a ponerte en contacto con personas en tu misma situación y que tienen como objetivo fundamental ofrecer información, formación y asesoramiento en la prevención y el tratamiento integral, que incluye las Rehabilitación Visual o las Ayudas Técnicas, que faciliten tu desarrollo e inclusión social.
La persona que tienen Baja Visión, aun después de tratamiento y/o refracción común (gafas o lentes de contacto), tienen una agudeza visual en el mejor ojo de 0.3 a percepción de luz o con un campo visual inferior a 30º desde el punto de fijación. Por lo que la corrección te ayudará a aprovechar al máximo el resto visual, pero no podrá devolverte la visión al 100%.
Existen algunas patologías que pueden serlo, como el Glaucoma, la Retinosis Pigmentaria o la Degeneración Macular, por eso su hijo tendrá que avisar a su doctor y él le hará las revisiones pertinentes.
Tienes que seguir la pauta prescrita por el oftalmólogo que lleve tu caso.
Es una pregunta muy frecuente, y es el temor de las personas con Baja Visión. Al ver peor, y al notar la pérdida de visión sufrida pueden pensar que si siguen “utilizando” su visión la perderán, nada más lejos de la realidad. NO VAS A ESTROPEAR LA VISTA POR UTILIZARLA. Hay que aprender a sacar el máximo rendimiento al resto visual (muchas veces mediante rehabilitación visual) y siempre mantener una buena higiene visual para no perder funcionalidad en el resto visual.
La prioridad del oftalmólogo que revise su caso será mantener el resto visual que tiene y si no fuera posible mantenerlo retrasar la pérdida lo máximo posible. Por otra parte, los rehabilitadores visuales le ayudaran a sacar el máximo rendimiento a su resto visual con el objetivo de que siga desarrollando sin problemas sus actividades cotidianas.
La rehabilitación visual es el proceso por el que un especialista rehabilitador, orienta y ayuda al paciente a utilizar su resto visual de manera más eficaz, con ejercicios de entrenamiento visual y el apoyo de ayudas ópticas En la rehabilitación visual se enseñan por ejemplo formas nuevas de seguimientos del texto, como cambiar de línea, etc., en definitiva, trucos para seguir haciendo nuestras actividades cotidianas de otra manera. El tratamiento no es para nada doloroso y el coste dependerá del centro de rehabilitación y las sesiones que necesites. A día de hoy los programas de rehabilitación visual no están incluidos en la cartera de prestaciones socio-sanitarias del Sistema Sanitario y Social Públicos, por lo que hay que realizarlos en centros privados.

El objetivo de la rehabilitación es que pueda realizar las actividades que se desee; se pretende devolver o conservar la autonomía al paciente en sus actividades cotidianas mediante el uso de diferentes ayudas visuales y una formación anterior para el uso adecuado de ellas.

Existen soluciones para casi todo: ver la televisión, cocinar, planchar, coser, pasear por la calle, ir al cine... Muchos pacientes necesitan diferentes ayudas ópticas, en función de la actividad que quieren desarrollar. Por ejemplo, unas gafas telescopio para ver la televisión, una lupa portátil para ir a hacer la compra, unos filtros solares para pasear por la playa...

No existe “a priori” una actividad que no vayas a poder realizar, con entrenamiento, constancia y paciencia podrás realizar tareas que ni imaginabas.

Recuerda que el factor social es vital para una vida plena, sal con tus amigos, practica deporte y diviértete.

Las ayudas ópticas dependerán de qué problema queramos solventar.

Para visón lejana utilizaremos telescopios cuando queramos ver el objeto más grande sin necesidad de acercarnos (los hay manuales, montados en gafa, enfocables o de foco fijo).

Y si nuestra necesidad se encuentra en distancia próxima utilizaremos:

Microscopios: Es importante señalar que cuanto mayor sea el aumento, menor es el campo visual y la distancia de trabajo. Existen distintos tipos: Lentes esféricas, asféricas, doblete, gafa prismática, bifocales o gafa enfocable.

Lupa: Muy común, permite una ampliación dinámica de los objetos cercanos, admite una distancia ojo- objeto mayor que con la gafa, puede ser portátil, es perfecta para vistazos esporádicos, sin embargo da menos CV que la gafa, y disminuye el CV al aumentar la distancia de trabajo, reduce la velocidad lectora y puede exigir una postura más incómoda. Existen lupas de mano o de soporte, con y sin iluminación.

Ayudas electrónicas: Como los circuitos cerrados de televisión (CCTV), lupas electrónicas portátiles u otras tecnologías

Tiflotectnología: Adaptación y accesibilidad de las tecnologías de la información y comunicación y aprovechamiento por parte de las persona con deficiencia visual. Por ejemplo, programas de ordenador.

Telemicroscopios: Telescopios enfocados a menos de un metro.

Si tu problema tiene que ver con deslumbramiento, fotofobia o dispersión tu solución está relacionada con filtros, tiposcopios y trucos de iluminación.

Si, con nuevas técnicas de fijación, algunos trucos sobre el tipo de letras (poner el texto más grande, con un contraste del 100%, teniendo cuidado con el fondo del texto que no deslumbre, con iluminación adecuada, (las lámparas de brazo flexible suelen ser una buena opción) y ayudas visuales y no visuales, como filtros de página sobre el texto para aumentar el contraste de este, conseguirás lo que te propongas.
No, no es perjudicial, siempre que mantengas una buena higiene visual, Es importante aprovechar el resto visual y de esta manera se mantiene en activo.

Para realizar cualquier actividad en visión cercana habría que determinar en cada caso que tipo de luz es la indicada, no obstante, generalmente:

  • Una lámpara con regulación de intensidad te ayudará a controlar de forma flexible la intensidad en cada momento, ya que es imposible encontrar el nivel y tipo de iluminación recomendable con carácter general. ¡En cuanto a las lámparas las incandescentes suelen ser más deslumbrantes, tenlo en cuenta!
  • La iluminación siempre debe estar colocada de forma uniforme y difusa (evitando zonas de sombra)
  • A la hora de escribir no te hagas sombra con tu propia mano, pon la fuente de luz en el lado contrario, si no es posible, por encima de la cabeza y centrada. Utiliza siempre que puedas tipografía sencilla y sin adornos.
  • Para el estudio o la lecto-escritura te vendrá bien un atril o mesa abatible que te permita una correcta posición de trabajo.
  • Se ordenado para siempre saber dónde está lo que necesitas.

Es muy frecuente que ocurra esto, pero para todo hay una solución. Utiliza;
  • Papeles pautados: La pauta debe ser de ato contraste, además puedes fabricarla tú mismo/a.
  • Papeles de colores: Para atenuar el deslumbramiento que puede producir el papel blanco.
  • Plantillas: Son trozos de plástico o de papel con “agujeros” que permiten la fijación en zonas concretas, también se usan para escribir, firmar, cumplimentar cheques, etc.
A la hora de escribir te recomiendo que pierdas un poco de tiempo buscando el boli que mejor calidad visual te pueda dar.
El contraste será el mejor de tus aliados, pon un mantel negro y utiliza platos blancos, ser ordenado será la segunda baza a jugar, utiliza siempre los mismos platos para comer, de esta forma se te harán familiares.
Lo primero que debes hacer es afrontar tu nueva situación y aceptarla, para ello es imprescindible el apoyo y el reconocimiento de la familia y de otras personas en tu misma situación. También puedes recurrir a un profesional de la psicología que te ayude en el proceso de aceptación y te enseñe a utilizar nuevos recursos para afrontar los retos que se te planteen a partir de ahora. El objetivo es que asimiles tu nueva situación ocular y seas consciente de que tu vida puede ser igual o más rica aún. Sólo tú puedes llegar a esa conclusión. Es muy importante que mantengas una buena red social, amigos, familia, asociaciones... que te sirvan de apoyo y con los que poder realizar actividades de ocio y deportivas, que te mantengan activo y te generen bienestar.
Te recomiendo que seas lo más sincero que puedas con ellos, y que dejes a un lado la vergüenza y los prejuicios y ellos te ayudarán. Nadie mejor que ellos para entender tu nueva situación y atender a tus necesidades.